contenido de la página

10 dic. 2009

Cuentan en la Carpinteria

Cuentan en la Carpintería.
Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar. ¿La causa? ¡Hacía demasiado ruido! Y, además, se pasaba el tiempo golpeando.

El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.

Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:

- "Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos".

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.

Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

Ocurre lo mismo con los seres humanos. Observen y lo comprobarán. Cuando en una empresa el personal busca a menudo defectos en los demás, la situación se vuelve tensa y negativa. En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros humanos.

Las herramientas son las mismas, pero el punto de vista es diferente en una y otra parte de la Asamblea.
¿Qué había cambiado? La perspectiva de la mirada.
¿Que había motivado ese cambio? La comprobación de las ventajas que tiene considerar a las personas y a las cosas desde una visión positiva.
Me llama la atención la facilidad con la que descalificamos al prójimo utilizando cualquiera de sus defectos. Puede ser un defecto físico: es cojo, es ciego, es feo, es manco… Puede ser un defecto psíquico: es pedante, es imbécil, es inútil, es despistado… Pero esas personas son también, quizás, inteligentes, bondadosas, creativas, sensibles… Acaso tiene no una sino todas estas cualidades. Tendemos a ver aquello que se destaca con negatividad en el ser humano o en la vida misma.
Se magnifica la maldad. Veamos la primera página de los periódicos cada día. Es indudable que en el mundo suceden hechos maravillosos, las personas adoptan posturas heroicas, hay millones de gestos de bondad, de solidaridad, de amistad… Sin embargo se seleccionan cuatro o cinco situaciones de injusticia, de muerte, de robo, de maldad…
Existe una curiosa tendencia a hipertrofiar la maldad, lo negativo, los defectos… La maldad existe, claro está. Pero entremezclada con la bondad. Hay varias formas de practicar esta perniciosa actitud. Una de ellas es la selección sesgada. Consiste en escoger de entre muchas cosas sólo la negativa. Lo he comprobado muchas veces mostrando un folio blanco entre ambas manos en el que hay un puntito negro pintado en el centro. Y he preguntado:
¿Qué hay aquí? La inmensa mayoría de las personas contestan:
Un punto negro. No han reparado en la parte blanca del folio. Obsérvese que no pregunto por lo que hay dibujado en el folio sino por lo que tengo entre las manos.
Otra forma de sobredimensionar lo negativo es la generalización abusiva. Una persona comete una torpeza y la calificamos de torpe. Tiene una reacción agresiva y la tachamos de violenta. Dice una mentira y la calificamos de mentirosa. Una tercera forma es la sobrevaloración subjetiva de una realidad, de un hecho o de una mala actuación. El hecho es objetivo, la importancia que se le da a ese hecho es subjetiva. El que una persona se olvide de felicitar a otra el día del cumpleaños puede ser motivo de una ruptura de la relación amistosa o, sencillamente, ser considerado un olvido intrascendente.

El masoquismo persistente es precisamente una forma de castigo obstinado a uno mismo por lo poco que vale, por lo malo que es o por lo desgraciado que merece ser. ¿Es que no se puede fijar en aquellas dimensiones positivas de su persona, de su vida, de sus relaciones?.
Esta actitud, de efectos tan nocivos en la vida de las personas se vuelve especialmente dañina en la educación. Si partimos exclusivamente de las deficiencias, de los errores, de los defectos, de las limitaciones, de las carencias es muy difícil generar esperanza y optimismo. Insistir en las carencias es una manera de ahondarlas. Me producen tristeza e indignación los educadores que insisten (no sé si disfrutan) en hacer, diagnósticos desalentadores: tú no sirves, tú no puedes, tú no llegarás, tú no tienes cualidades, tú no eres capaz, tú tienes menos posibilidades que los demás. No digo que se tengan que despertar expectativas imposibles y crear ilusiones falsas, pero de ahí a colocar una montaña de descalificaciones sobre los hombros de quien tiene que levantarse y caminar hay un abismo.
Quienes nos han motivado y hecho crecer en la vida han sido aquellas personas que han creído en nosotros, que han pensado que éramos capaces, que nos han valorado y querido.
Si el carpintero de la metáfora hubiera tenido en cuenta solamente las deficiencias de las herramientas, hubiera prescindido de ellas o las habría arrojado a la basura. No hubiera podido hacer su trabajo. Permítame el lector terminar estas reflexiones con un pensamiento de Klerm: “Es fácil encontrar defectos, cualquiera puede hacerlo. Pero encontrar cualidades, eso es para los espíritus superiores que son capaces de inspirar todos los éxitos humanos”.

Tomado de:
http://www.my-forum.org/

No hay comentarios:

 
© 2009 Ch & Ch Variedades. All Rights Reserved | Powered by Blogger
Design by psdvibe | Bloggerized By LawnyDesignz