contenido de la página

5 jun. 2011

LA ASERTIVIDAD.

¿Qué entendemos por asertividad?
           Lic. Lisbeth Hernández 
           Lic. Elizabeth Ruano 



La asertividad es  una actitud que  se basa en el reconocimiento y respeto de los derechos básicos de las personas con quienes se convive.  Por ejemplo, derecho a no aceptar lo que no se desea, derecho a considerar que las necesidades propias son tan importantes como las de los demás.   El hecho de defender los derechos de una persona sin violar los de otra se llama asertividad, por el contrario la no asertividad ocurre cuando una persona permite que en su beneficio personal, los derechos de otra sean restringidos.
La asertividad permite la comunicación empática o eficiente de nuestras expectativas, necesidades y opiniones y logra que las otras personas actúen favorablemente hacia el mensaje.   El rmino empático quiere decir que se tiene la actitud de compartir los sentimientos de la  persona con quien nos comunicamos.

La asertividad se expresa cuando se siente la satisfacción de tener razón en algo, sin necesitar demostrar que alguien s se equivocó puesto que “lo que interesa no es tener la razón sino ser razonable.
Una actitud asertiva no lo es útil en el salón de clases sino que en todas nuestra relacione co otra personas Permit qu lo demás   sepan   qué necesitamos o deseamos sin sentirse agredidos por esto.

Ser asertivo en el aula significa crear el ambiente adecuado para el aprendizaje, estimular a los alumnos y alumnas para que: adopten posturas personales y que las expresen sin atropellar la dignidad de otros, aprendan a reconocer sus sentimientos positivos o negativos y que los asuman, aprendan que todo se puede decir si se encuentra la palabra, el lugar y el momento preciso.

Se debe recordar que una persona asertiva “Dice lo que piensa y piensa lo que dice.”

La Filosofía de la disciplina asertiva.

¿Cómo define usted la palabra disciplina?  ¿ Usa palabras como castigar, regañar o reprender? Pues bien, es preciso decir que estas palabras dan sentido negativo y de castigo  a la disciplina, lo cual es preciso cambiar.

Para cambiar es necesario modificar la idea que la disciplina es  represión y castigo y sustituirla por la de enseñar las consecuencias de la conducta.  De esta manera el niño y niña aprenden a ser responsables, respetar los límites que tiene la conducta propia y ajena  y diferenciar entre lo bueno y lo malo.

En este sentido, la disciplina asertiva es un método para controlar y motivar la conducta de los estudiantes de manera consistente con su crecimiento académico, social y psicológico.  Basada en la relación que existe entre la conducta inadecuada y la baja autoestima, la disciplina asertiva ofrece estrategias correctivas, preventivas y de apoyo para lograr orden y control en los salones de clase en el  marco de un adecuado clima educativo  para todos los estudiantes.

La disciplina asertiva abarca nolo el establecimiento de normas o maneras de organización del aula sino que incluye además la formación de valores morales en los alumnos y alumnas.  Ser asertivo implica trabajar un enfoque de prevención y no de sanción.
No existe un método perfecto para disciplinar, pero los padres y maestros sí pueden hacer algunas cosas para que la disciplina sea s efectiva.  A continuación mencionamos  los diez aspectos  que Jeffrey S.Turner propone tomar en cuenta para alcanzar una disciplina efectiva:

1Comprenda que existen causas legítimas para un mal comportamiento El mal comportamiento no se da por casualidad.  Los niños y niñas a veces son motivados a comportarse  mal.  Ellos desean llamar la atención, pueden necesitar simpatías o comportarse inadecuadamente por venganza o por aburrimiento. Otros niños saben que el mal comportamiento les da poder, ¡el poder de arruinarle el día a los padres o docentes!

2.  Use la disciplina con confianza y creer que puede controlar la situación.  Tenga una actitud de seguridad y confronte la situación con confianza.   Los niños se dan cuenta si el adulto no tiene seguridad cuando hace o dice cosas.

  
3.  Relacione la disciplina con la situación del momento.  No trate otros asuntos que no tienen relación con la situación o hecho que se corrige Rechace el mal comportamiento, no al niño.  Asegúrele su afecto  y explíquele la razón de ser de la medida disciplinaria que se aplica.
  

4.  Sea consistente y  evite la confusión.  Si la causa del mal comportamiento se repite, repita la misma forma disciplinaria que apli para corregirlo.  Si hay s de un niño o niña que presente conductas inadecuadas, sea consistente con todos al aplicar las medidas disciplinarias.
  

5.  Procure que la aplicacióddisciplinsea un espectáculo público Hable en privado con el niño o niña a quien se corrige, no los avergüence, ni les cause daño emocional.  Respete los sentimientos de los niños y niñas  ya  que generalmente se sienten avergonzados y culpables después de ser corregidos o disciplinados.  Esté dispuesto a escuchar cualquier aclaración que el niño  o niña  le quiera  comunicar.
  
6. Evite los excesos emocionales de lera, los gritos y amenazas no promueven la disciplina. Posiblemente los niños escuchan menos si les grita que si se les habla.  Los adultos deben dejar los impulsos emocionales y tomar tiempo para pensar y organizar sus pensamientos.  Recuerde que una persona asertiva “Dice lo que piensa y piensa lo que dice.”

7.  Hable  de  manera  firme,  controlada  deliberada.  Establezca  límites  claros  y precisos.  Los niños deben saber lo que es aceptable o no.  Dígales los límites que usted aceptará y las consecuencias del mal comportamiento.  Muchos niños van a probar sus límites.  Los padres también deben ponerse de acuerdo en cuanto a ldisciplinaLa disciplina es asunto de ambos padres y deben estar de acuerdo en la acción a tomar.  El apoyo mutuo es importante en la disciplina de los hijos.

8.  Haga que la disciplina esté de acuerdo con la falta.  Los padres necesitan examinar la clase y el grado de las medidas disciplinarias usadas en relación con la mala conducta.  La disciplina debe ser compatible con la naturaleza de la falta, no más severa ni muy benevolente.

9 Administre la norma disciplinaria lo s pronto posible luego de que se cometa una falta,   después que el adulto ha pensado y organizado sus pensamientos, debe administrar la corrección rápidamente.  Los niños recuerdan mejor y con claridad, cuando asocian los eventos  juntos en el tiempo y espacio La falta cometida y la corrección deben estar unidas.   No deje para mañana la disciplina que debe ser aplicada hoy. 


10. Hable  con  el  niño  o  niña  después  de  que  aplique  una  medida  disciplinaria  o corrección.  Una buena plática,  reforzará la lección que se desea enseñar.  Esto no significa permanecer en el pasado o acentuar lo negativo.   Por el contrario esto ayudará a los  padres los niños y niñas y a los docentes  a reflexionar acerca del papel que juega la disciplina para crear un ambiente familiar y escolar armonioso.



·    ¿Considera que usted en un docente   asertivo?
·    Si la respuesta es sí indique qué aspectos de los mencionados en el texto anterior poner usted en práctica.
·    Si la respuesta es no indique cuáles aspectos necesitaría empezar a aplicar.
·    ¿Qué le enseñaron en la Escuela Normal y la Universidad acerca de la disciplina?
·    ¿Qué aprendió usted sobre la disciplina al trabajar con niños y niñas?

No hay comentarios:

 
© 2009 Ch & Ch Variedades. All Rights Reserved | Powered by Blogger
Design by psdvibe | Bloggerized By LawnyDesignz