contenido de la página

23 abr. 2010

LA EQUIDAD

Una educación  de calidad debe ofrecer los recursos  y ayudas para que todos los estudiantes,  de acuerdo a sus capacidades,  alcancen los máximos niveles de desarrollo y aprendizaje posibles. Ello significa poner a disposición de todas  las personas,  y no sólo a quienes pertenecen a las clases  y culturas dominantes,  el conocimiento, los recursos  y condiciones que desarrollen  las competencias necesarias para ejercer la ciudadanía, insertarse en la actual sociedad del conocimiento, acceder a un empleo digno y ejercer su libertad. De este modo, calidad y equidad son indisociables, convirtiéndose la equidad en una dimensión esencial para evaluar la calidad de la educación.

Si bien  equidad  e igualdad son conceptos estrechamente  relacionados, no significan  lo mismo. La asimilación entre  ambos  ha traído como consecuencia tratamientos  homogéneos  para todos, lo que en algunos casos ha profundizado las desigualdades.
La equidad  comprende  los principios de igualdad  y diferenciación,  ya que  tan sólo una educación ajustada a las necesidades de cada uno asegurará  que todas las personas tengan las mismas oportunidades de hacer efectivos sus derechos  y alcanzar  los fines de la educación en condiciones de igualdad. Desde esta mirada, evocar la equidad  y no la igualdad supone  que determinadas desigualdades, además de inevitables, deben ser tenidas en cuenta. La equidad es sensible a las diferencias de los seres  humanos por lo que, para garantizar igualdad de oportunidades, es necesario apoyar con mayores recursos  a los grupos  s  vulnerables.  El principio de diferencia de la equidad establece  que las desigualdades  existentes no son permisibles si no contribuyen al beneficio de los menos aventajados.
El pleno  ejercicio del derecho  a una educación de calidad para todos exige garantizar el derecho a la igualdad de oportunidades, es decir, proporcionar s a quien así lo necesita  y dar a cada uno las ayudas y recursos que requiere para estar en igualdad de condiciones de aprovechar las oportunidades educativas.
Sin embargo,  no basta  con brindar oportunidades. En este contexto, el desafío de los sistemas educativos es la generación de condiciones y recursos para que sus miembros tengan efectiva- mente una experiencia educativa de calidad, cuyo resultado se vea reflejado en el acceso igualitario al conjunto de oportunidades disponibles en esa sociedad. Es preciso así, generar las condiciones para que éstas sean aprovechadas  por cualquier persona, de modo que puedan participar, aprender y desarrollarse  plenamente  (Blanco, 2006).

No hay comentarios:

 
© 2009 Ch & Ch Variedades. All Rights Reserved | Powered by Blogger
Design by psdvibe | Bloggerized By LawnyDesignz